La movilidad unipersonal tras el COVID- 19

La micromovilidad juega un papel fundamental en la resolución de los retos que plantea la desescalada: garantizar la distancia personal, salvaguardar la salud de los ciudadanos, resolver de forma efectiva las necesidades personales de desplazamiento puerta a puerta, sin estar supeditados a horarios, además de contribuir a la protección medioambiental y al ahorro económico y de tiempo.

En los últimos meses el patinete eléctrico ya había experimentado un importante crecimiento en su demanda.
Su bajo coste, eficacia y sostenibilidad han propiciado que se haya convertido en una nueva alternativa.

Tras la crisis generada por el COVID-19 y el confinamiento, nos encontramos ante un nuevo paradigma en las necesidades de movilidad que precisa de soluciones eficientes y prioritarias.

En este contexto, el patinete eléctrico y sus semejantes han adquirido mayor notoriedad convirtiéndose en los protagonistas de la conocida como ‘nueva movilidad’.

A este respecto, un reciente estudio de RACE apunta que el 20% de los conductores dejarán de ir al trabajo en transporte público, y las bicicletas y patinetes eléctricos son la gran alternativa a elegir.

En estos últimos meses el aumento de la demanda de VMP( vehículos de movilidad unipersonal) ha sido exponencial en base a períodos anteriores. Estamos seguros de que la ‘nueva normalidad’ influye en gran medida por ello, en ESGUIL estamos trabajando objetivamente en potenciar nuestro SMUBER y poder ofrecer soluciones de movilidad sostenibles, de bajo coste y altas prestaciones para la ciudad.

Dada la situación actual, las Administraciones están implementando medidas que potencien el uso de VMP, principalmente a través de ayudas y subvenciones para la adquisición de este tipo de vehículos. No obstante, su papel no debe finalizar ahí, deben potenciar políticas de movilidad que prioricen su uso así como acciones de concienciación y formación social sobre un uso eficiente, responsable y seguro. Y ahí, pueden tener como ‘aliados’ a los fabricantes de VMP.

El futuro tiende a el incremento de carriles bicis en las ciudades para impulsar este modo de transporte sobre el modo convencional.  por eso creemos que la educación vial es una parte importantísima de este proceso.

Las administraciones deberían regular este uso de VMP a nivel nacional ya que por ahora cada municipio esta aplicando sus normativas, unificado esta regulación conseguiremos impulsar el uso de vehículos de movilidad personal dándole fiabilidad y transparencia al usuario final.

Muchas ciudades europeas ya están adoptando medidas para impulsar estos modos de transporte 0 emisiones y se están creando calzadas mas anchas.

Antes de la epidemia ya se estaba demandando este tipo de movilidad urbana , y ahora se empieza a notar la conciencia de las personas con respecto a este modo de transporte.

Hoy por hoy, la forma más cómoda y segura de moverse en suelo urbano es utilizando estos vehículos, además de formar parte de un movimiento que impulsa la sostenibilidad ecológica nos da esta seguridad extra que no tenemos viajando con transporte público. En el futuro la ciudad inteligente y sostenible sin duda los VMP jugaran un papel fundamental en la forma de desplazarse de las personas.

Deja una respuesta